El Coaching que sirve para mejorar su blog y aumentar sus ventas

web-coaching
Por un lado, es admirable que, sin estar del todo preparado, uno se lance a “hacerse su blog”. Demuestra iniciativa y no tenerle miedo. Hoy día eso de hacerse una web es, técnicamente, bastante fácil. No tiene más que dar de alta un dominio, darle a unos cuantos botones y voilá, ya la tiene.

Antes había que recurrir a profesionales del diseño web, pero desde hace unos años, cada día es más habitual ver cómo proliferan webs, blogs y demás. Pero, ¿sabe que cerca del 90% de las webs y blogs están inactivos?
La razón: hacerse una web se ha sobre-popularizado. Pero eso no es lo malo. Lo malo es que se popularizado la creencia de que cualquiera puede tener su negocio online y empezar a ganar dinero en Internet en dos días. Cuando muchos de ellos se dan cuenta de que al final no es tan fácil como parecía, abandonan.
En 2006 existían 85 millones de webs. En 2011, 346 millones. Ese año fue el punto de inflexión, ya que de 2011 a 2012, el número se duplicó hasta cerca de 700 millones. Hoy existen 1000 millones (a falta de confirmación al cierre de 2014). Se pueden comprobar los datos en Internetlivestats y ver, en directo, cómo aumenta el número de forma vertiginosa.

En relación con lo anterior, parece curioso el hecho de que muchas personas con gran iniciativa e ilusión, se hacen su web en nada de tiempo, empiezan a darle difusión en las redes, etc., pero después no pasan de ahí. No continúan un desarrollo progresivo, que sería lo natural. Aunque llegado el punto culminante se ralentiza, cualquier proceso de aprendizaje en el ser humano es progresivo de forma natural, y prácticamente no tiene fin.
Sin embargo en muchos casos de nuevos pequeños negocios online que han surgido en los últimos años, hay un factor común, que es el estancamiento. El progreso de aprendizaje es tan rápido al principio que llega un momento que se satura y se empieza a hacer siempre lo mismo, aunque no funcione.

Así, lo que suele ocurrir es que siguen publicando, escribiendo, difundiendo, invirtiendo gran parte de su tiempo intentando propagar sus blogs o negocios online en las redes sociales, etc., al final, después de un tiempo de sufrir decepciones con respecto a sus webs o blogs, muchos acuden a los expertos y les dicen: “Pero si yo pongo en el buscador “mipaginaweb” o “mipalabraclave” y aparece la primera, entonces ¿por qué no me llegan clientes por internet?”. Ese desarrollo que, de forma habitual debiera ocurrir de forma natural, se ha detenido, estancado.

Hay una nueva especialización llamada Web Coaching. Hasta hace aproximadamente un año no existía ningún coach en España que se dedicase a esto. Pero cuidado, empiezan a surgir expertos y consultores, con toda seguridad, buenísimos en marketing online, posicionamiento, SEO, etc., pero que se auto-asignan la etiqueta de coach, aunque en realidad no son coaches de profesión. Y es que, lamentablemente, también el Coaching como profesión se ha sobre-popularizado.

Como quizá ya sabrá el lector, el Coaching es una metodología que, a través del diálogo y algunas herramientas específicas, ayuda a las personas a detectar las mejoras que podrían llevar a cabo para conseguir algo, o sentirse mejor, o cambiar ciertas conductas que les perjudican, o identificar bloqueos, temores, o a salir de su zona de confort…
No es psicología. La psicología indaga sobre el pasado mientras que el Coaching mira más hacia el futuro. Tampoco es asesoría ni consultoría, puesto que el coach no indica al cliente lo que debería hacer.

Para solucionar los problemas de esas personas que no están obteniendo lo que se propusieron a la hora de crear su blog y esa frenada del desarrollo, surge la aplicación de Coaching al marketing online, creación y posicionamiento web, usando las mismas herramientas y diálogos de Coaching que ayudan a quienes gestionan su negocio online a mejorar su web o a crearla de forma óptima desde cero.

Resulta complicado reflejarlo en un post por no estar dirigido a nadie en particular ya que se desconoce el problema potencial o la necesidad personal del lector. Pero, generalizando, un Coach profesional que se dedica a la orientación para mejorar negocios online, al principio de un proceso, haría a un cliente preguntas similares a las que se citan a continuación, a no ser que el cliente las haya aclarado ya antes en la cita previa:

  • ¿Es lo mismo tener presencia en internet que tener visibilidad en internet? ¿Cuál crees que es la diferencia y qué tendrías que hacer?
  • ¿Qué posición ocupas en los resultados de búsqueda para tus palabras clave? ¿Cómo has identificado tus palabras clave? ¿Cuántos clientes te han llegado a través de la web?
  • ¿Te gustaría que te llegasen clientes por internet? ¿Quieres atraer más tráfico, público, clientes potenciales a tu blog? ¿Cuál es el objetivo del mismo? Captar clientes, crear marca personal, adquirir suscriptores…
  • ¿Estás plenamente satisfech@ con el rendimiento de tu blog? ¿Te gustaría mejorarlo? ¿Qué es lo que te gustaría conseguir a través de él?
  • ¿Tienes algún conocimiento básico sobre marketing online? ¿Sobre lo esencial que necesitas para empezar un negocio online de forma efectiva?
  • ¿Crees que te estás dejando el alma en tu blog pero no obtienes resultados? ¿Cuáles son los resultados que quieres obtener?
  • ¿Estás generando el contenido que te prometiste a ti mism@ cuando empezaste? ¿Lo estás dirigiendo a la gente apropiada? ¿Lo estás haciendo teniendo en cuenta lo básico de cara a tu posicionamiento orgánico?
  • ¿Has identificado quiénes son tus clientes potenciales, tu nicho de mercado exacto? ¿Y tus palabras clave? ¿Has pensado en tu cliente al identificar tus palabras clave o has pensado más bien en lo que TÚ pondrías para buscarte?
  • ¿Qué crees que podrías cambiar para resolver la escasez de tráfico? ¿Qué crees pasaría si cambiases tu tema de WordPress? ¿O tu dominio? ¿O tu estrategia?

En fin, la lista de preguntas es infinita según nos cuentan los expertos en Web Coaching, ya que cada persona, y cada blog, es un mundo.

Como se podrá imaginar el lector, que le hagan estas preguntas cuando quiere hacer o mejorar su web, no es lo habitual. Si se quiere una respuesta rápida, se obtiene casi siempre. Pero un coach no se conforma con una respuesta rápida o fácil.

Por ejemplo, hay coaches que en sus sesiones tienen “prohibida” la respuesta: “no sé”. - ¿Qué crees que podrías hacer para cambiar tal aspecto?- Pues… no sé. - No, eso no me vale, sí lo sabes, lo que pasa es que no estás en disposición de contestar. Inténtalo.
Las anteriores, si se quiere una buena argumentación, son preguntas de difícil respuesta (“difícil” en el sentido de que requieren un cierto nivel de reflexión que muchas veces no estamos dispuestos o no “tenemos tiempo” de llevar a cabo). Y es que en el mundo actual, prima la velocidad, la inmediatez, sobre lo reflexionado y lo significativo. Hacemos antes lo urgente que lo importante, apagamos fuegos en lugar de planificar para que no ocurran. Y casi siempre estamos en medio de algún incendio.
El 20% de los clientes que acuden a un web coach pertenece a aquellos que quieren empezar la creación del blog bien desde el principio.
El 80% restante lo hace por una razón y con un solo objetivo: que no están consiguiendo lo que se proponían, que han invertido muchísimo esfuerzo en la creación y gestión de su blog y aun así, no ven los resultados; quieren solucionar lo que les “está provocando tremendos dolores de cabeza”.
Suele ocurrir por falta de planificación, de preparación y de formación, por lo que la solución que logran a través de esta técnica no es únicamente el posicionamiento de su web, sino solucionar el problema desde una perspectiva más amplia que les permite gestionar su negocio online de un modo distinto y más eficiente, si así lo desean.

Según los expertos en Web Coaching, es muy comprensible y admirable incluso, que alguien se anime a hacerse su blog desde el principio, si bien a su vez es necesario que sean conscientes de que no es suficiente con una buena apariencia del mismo y su difusión en las redes sociales. Para aumentar las visitas, y ventas en última instancia, deben aspirar a adquirir una mayor proporción de tráfico orgánico y tráfico de referencia. Respectivamente, el que proviene de los motores de búsqueda como Google y el procedente de enlaces de otras webs. Y para ello, lo mínimo que deben hacer, es trabajar desde el principio en una configuración óptima, una buena estructura web y contenidos, no solo de calidad, sino eficientes de cara al posicionamiento SEO. No queda otra.

¿Qué es lo que más le preocupa respecto a su actividad online? ¿La escasez de visitas? ¿Bajo rendimiento de su web? ¿Poca viralidad de sus contenidos en las redes? ¿Muchas visitas pero poca conversión o poco tiempo de permanencia en la web?

0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
precios coworking alicante